Ventanas: Lisboa

www.anibalfotografo.com
www.anibalfotografo.com

  No tuve a penas tiempo de ir a tomar café en la mañana, pero me decidí como siempre, traer algo de esa ciudad con la que me he reconciliado después del último viaje. 

 

  Lo cierto es que conducen rápido, el tráfico es infernal, como en cualquier gran ciudad. A penas podía atender las peticiones del GPS, pero esta vez no me he peleado con nadie. Simplemente me he adaptado. Me recuerda mucho, a como conducíamos aquí hace años, en la época que no había radares, ni fotosanción en los semáforos. Y los puntos, solo era algo que se cogían tomando unas cervezas, límite de cuatro para ponerse al volante.

 

  Se que no soy el turista convencional, ese de fotos delante de museos. Siempre me fijo en lo cotidiano que dicta en diferencias de lo que conozco, me imagino la vida en esa ciudad.

 

  Me llamaba mucho la atención esa arquitectura desvencijada, comida por la humedad. La madera de las ventanas tenían sabor de antaño.  


www.anibalfotografo.com
www.anibalfotografo.com

  No confundáis mi gusto por lo viejo con una crítica, arquitectura bella y cuidada no faltaba, pero lo misterioso de ventanas abiertas y oscuridad, se me hacia mucho mas interesante.Como este edificio, Casa Xangai, era una tienda textil con sede en los bajos, nada mas apropiado. Me recordaba a los burdeles antiguos, de ahí, ocultar el negocio en la imagen. Estuve parado como diez minutos delante, no llegué a entender su abandono.Imagino que como en Sevilla u otras ciudades, es obligatorio conservar las falladas, de hecho, en algunas obras que vi, usaban esa técnica tan cara. Los elevados costes, hacen que lleguen a abandonarse los edificios, como aquí ocurre, antes que se aprovechen esos solares. Ordenanza producto de una arquitectura práctica, en vez de estética, la cual a dado fruto a unos cascos sin línea, y una diversidad un tanto peculiar, con materiales nada conciliadores con el clima o la historia en mayor medida.

www.anibalfotgrafo.com

 

  Me quedo esta vez con un buen recuerdo, corto, pero suficiente para volver. La hospitalidad y el fácil entendimiento de los idiomas, con unas pocas frases y palabras aprendidas de cursos rápidos de internet, es bastante para comenzar. Luego te enamoras de este acento, que a mi siempre me suena a Bossa.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0

Aníbal González Pinto / info@anibalfotografo.com /+34 649215985