Paseos al atardecer

  No hubo necesidad de más luz, sólo hacer tiempo hasta que la tarde cayera. Paseos dorados por puestas de sol tan típicas de nuestras playas de arena blanca y aguas turquesas. Sólo el mar da tanta profundidad a las escenas, tanto que pensar. Instantánea que perdurará en el tiempo como recuerdo de un momento efímero. Me gusta alejarme y esperar. En la vida hay que tener paciencia.